Hasta siempre, tarde o temprano la eternidad suelta

Antes de las decepciones ser decepciones fueron ilusiones, y no por voluntad propia, claro está, una culpa inducida por nosotros mismos y nuestro afán egoísta de adelantarnos a todo, a los acontecimientos, a que se nos ocurran el final de las cosas antes que de los comienzos, de limpiar los desastres sin haberlos hecho.

Antes de las anécdotas ser experiencias fueron cuentos inventados, por alguno que fantaseaba con vivir o no vivir aquella ficción, de ser o no una realidad, solo que hasta el día que lo vivió, dejó de ser un mito, para convertirse en su más auténtica obra escrita y contada…

Antes de las mentiras ser mentiras eran verdades no contadas, corroboradas con otras verdades, crímenes del silencio o simplemente palabras dichas de más…

Antes de las excusas ser excusas fueron casualidades, o pretendieron serlo alguna vez…

“Antes de la princesa conseguir su verdadero príncipe, tuvo que besar varios sapos primero…”

Antes de la noche ser oscuridad, hubo un amanecer, uno o aquel que despedía una luz inquebrantable hasta que llegó la noche…

El odio antes de ser odio fue amor, fue aquella decepción que antes fue ilusión…

Antes de la perfección ser lo que es… Dios la descubrió…

Antes de la muerte ser muerte, fue vida, una vivida por alguien que, supo o no, morir…

Antes del pasado ser un antes fue un presente…

Antes de los caminos ser de madera, fueron de barro y antes del concreto ser duro, fue arena erosionada…

Antes de la fuerza ser lo que es, fue debilidad…

Antes de yo ser quién soy, debo seguir siendo lo que vivo hasta hoy, no estoy segura si quiero estar en donde estoy o quiero seguir por otro camino, lo que sé es que no puedo dejar de caminar y estancarme en las cosas que no quiero ser…

Todas las cosas fueron algo primero, y luego dejaron de serlo porque realmente consiguieron su camino… De mala o buena manera, las cosas cambian. No todo es perfecto al principio de los tiempos, nadie dice que al final tampoco lo sea, no hay prueba de ello, pero si las cosas suceden hay que aceptarlas tal y como vienen, de eso sí hay pruebas ¿qué permanezcan? Ya es cosa de cada quien, fulano o no, pero ¿cómo se hace? Ni la vida misma es eterna, nada dura para siempre… Nada.

Anuncios

3 comentarios en “Hasta siempre, tarde o temprano la eternidad suelta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s