Esencia

Hay lugares que son inolvidables y hay momentos que guardan esencia, esas esencias pueden ser canciones, vistas panorámicas, caminos, rayitos de sol, hasta la misma luna o hasta el mismo sol… La luna ya no pertenece al cielo, pertenece a ese recuerdo de la esencia que esa persona dejó en ti… Ya el camino por el que andas con las manos sueltas, no es el mismo que caminabas siempre con dedos entrelazados uno dentro del otro, entre sudor y calor… El cambio de temperatura me hace recordar las mañanas que entre mis deseos apresuraban, que se hicieran oscuras, para ver sus ojos cafe. Cafe, sí, caliente como ese rayito de sol que entra por la ventana fría, que desafina el sonido de mis sueños, cambia mi piel de color y hace pasar el polvo como celulas de microscopio de bachillerato… Esa misma luz que se filtra por la ventana fría es esencia de recuerdos, separando la oscuridad, donde la luna sigue a la mitad en un cielo claro, opacada por la claridad del Sol naciente, qué raro que aún de día la luna esté visible, para hacerme recordar que hasta verla me hace pensar que no es del cielo ni del sol, sino del alguien que algún día me la mostró. Me imagino todo lo contrario a un amanecer, cuando la oscuridad iba tiñiendo de colores intensos y calientes el cielo, dejándose adentrar y a la vez desaparecer por esa luz de luna intensa, que alumbraba el lugar de la vista más hermosa que jamás haya visto en la ciudad… Las plantas se rozaban unas con otras haciendo en un sonoro descuido, una comparación de nuestras almas conectadas, sin tocarse, hasta que el frío nos unió en cuerpo, y fue desde ahí que no puedo despegarme de la esencia de recuerdos que transportan a viejos momentos…
La claridad me hace volver de mis pensamientos y mis manos tocan la realidad a través del vidrio, son cantos de pájaros, agudos pitidos que se confunden con un carro que quizá se pelee por adelantar el semáforo en la avenida, a dos cuadras de mi casa, con mi mano toco el vidrio junto con la realidad fuera de la ventana y la cierro de a sopetón, los vidrios hacen un ruido seco y vuelvo al silencio de mi cuarto, donde estoy sola con mi mente y la canción con la que desperté dentro de ella, repitiéndose una y otra vez, en el transcurso del día cambio mi playlist imaginario de canciones pegadizas con sentido o sin él, a veces esas mismas pistas me llevan a recordar momentos, y a quererlos vivir de nuevo, los recreo en mi mente una y otra vez, al ritmo de la repetitiva canción, aparto el sonido por un momento y pienso, que ojala el cofre de mis sentimientos se cerrara con la intensidad de sonido que cuando se cerró la ventana, separando tales cosas de mi cuerpo y hacerme actuar así, como mi cuarto vacío y frío, sin rayito de luz, y opaca como la luna en pleno día, sin esencia…

Anuncios

2 comentarios en “Esencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s